Los shows privados están disponibles para las personas que los solicitan y para aquellos que le echan un vistazo al show. Cada espectador que le echa un vistazo a un show privado paga el 10% del precio total. Dichos espectadores pueden ver a la presentadora, pero no pueden escribir nada durante el show privado.